INFORMACIÓN PARA LOS QUE EMPIEZAN UN CURSO MBMW

MINDFULNESS es una herramienta que aporta equilibrio a nuestro día a día. Aprender a tomarnos un momento para nosotros y practicarlo nos ayuda a controlar nuestros niveles de ansiedad y a mantener un estado de ánimo saludable. En Meetup, estamos realizando un taller online gratuito de meditación a través del programa de 3ª generación Bienestar Mental Basado en Mindfulness (MBMW).

¿Cuáles son los objetivos del Programa MBMW? Nuestro Programa se centra en la observación, aceptación y experimentación de todo lo que llega a la mente (sensaciones, pensamientos y emociones), sin juicios de valor o siendo plenamente conscientes de dichos juicios para a continuación dejarlos ir. Logrando, que al practicarlo con asiduidad, gestionemos tanto nuestras emociones, como los estados de estrés y ansiedad que muchas veces condicionan nuestras conductas y decisiones en el día a día.

¿Por qué sabemos que esto es así? Porque numerosos estudios científicos realizados avalan la neuroplasticidad del cerebro gracias a la práctica asidua de mindfulness. Universidades como Harvard, Oxford, Massachusetts y Bangor han demostrado en diferentes estudios de larga duración, cómo la Atención Plena reduce el estrés, la ansiedad, el dolor, el malestar psicológico, controla los procesos depresivos, regula las emociones y el sueño, aumenta el funcionamiento del sistema inmunológico; y lo que es más importante, activa zonas del cerebro relacionadas con el bienestar y la felicidad

¿Por qué aprender a practicarlo en nuestro grupo de Meetup? Participar un taller de mindfulness en nuestro grupo de Meetup, en centros como, Bliss Psicología, o en educación a través de Mindful Schools España supone aprender a practicar la Atención Plena con la tranquilidad, la certeza y seguridad de que se hace en un entorno controlado y en el ámbito científico, académico y psicológico.

¿Practicar Mindfulness es algo nuevo, está de moda? No. Los programas de 3ª generación de mindfulness, como el nuestro, están apoyados en más de 4.500 estudios sólo en la última década. Pero todos estos estudios comenzaron con el programa de 1ª generación MBSR en 1979 (hace 40 años), de la mano de Kabet-Zinn. Continuaron a principios del siglo XXI dando lugar a los programas de 2ª generación, tipo MBCT. En la actualidad, gracias a los últimos descubrimientos en neurociencia-neuropsicología (cognitiva, afectiva, interpersonal y contemplativa), en psiconeuroinmunología  y en neurofelicidad han surgido los programas de 3ª generación. Dentro de estos programas se encuentran el MBMB de Santiago Segovia y el MBMW de Víctor Quelle, que es el programa que se imparte en nuestro grupo de Meetup.

¿En qué consiste nuestro programa de 3ª generación, qué lo diferencia de otros? Los programas de tercera generación no son ni mejores ni peores que otros programas pero tienen características que los diferencian, entre ellas:

  • Son programas que trabajan desde el campo de la psicología y de la educación, incorporando los últimos descubrimientos en neurociencia-neuropsicología y neurodidáctica (cognitiva, afectiva, interpersonal y contemplativa). Pero no son simple terapias que un psicólogo enseña a sus pacientes o que un docente transmite a sus alumnos. Mindfulness es una forma de sentir la vida, es ser capaces de ver con atención plena la realidad tal cual es, en el momento presente, desde la ecuanimidad y serenidad de la mente que percibe y observa para después “actuar o no” con plena consciencia, momento a momento. Al psicólogo o profesor, por tanto, se le exige años de meditación. El instructor de mindfulness de los programas de tercera generación debe enseñar el programa desde la propia experiencia de la práctica de la atención plena.
  • Son programas que no utilizan el yoga como objeto de meditación en el cuerpo a diferencia de los programas MBSR y MBCT. Entendemos que los instructores cualificados en yoga son los únicos que deberían enseñar esta disciplina. La atención plena se puede llevar a cualquier actividad de la vida, no sólo a la práctica de yoga. Esto no significa que el yoga no sea una actividad maravillosa para trabajar la atención plena.
  • No es necesario sentarse a meditar con una postura determinada. Este elemento pasa a ser secundario a diferencia de los programas de primera y segunda generación. Lo único necesario es que la postura no lleve al meditador a dormirse. Uno se da cuenta que tiene sueño y con consciencia plena cambia su postura de meditación.
  • En el programa MBMW se muestra, que la atención plena es el elemento que muestra el camino del desarrollo personal, pero son necesarias otras herramientas de restructuración cognitiva que llevarán a un cambio en el comportamiento y la acción del individuo. Sólo así, “más allá de la atención plena” (pero caminando de la mano de la atención plena) podremos alcanzar un bienestar físico y mental y un equilibrio emocional. Por esta razón el programa MBMW complementa los programas MMSR y MBCT de primera y segunda generación, añadiendo todos los descubrimientos en neurociencia de los últimos años que demuestran que para alcanzar la verdadera felicidad (Bliss) son necesarias otras realidades experienciales.
  • Son programas cuya duración es superior a las típicas 8 semanas de los programas MBSR y MBCT. La reestructuración cognitiva no es posible en tan sólo 8 semanas. Este tiempo tan sólo sirve para aprender la técnica, pero es la práctica (la experiencia) la que hace posible cambiar tu forma de pensar para poder ver la realidad tal cual es. En un primer momento, los programas de mindfulness tenían que demostrar científicamente que eran eficaces para trabajar diferentes patologías (estrés, ansiedad, dolor crónico, depresión…). Para ello tenían que trabajar en entornos controlados que exigían periodos cortos de tiempo para que otras variable exógenas no interfirieran en la investigación. El método científico, por tanto, exigía cortos espacios de tiempo. Hoy los que trabajamos con mindfulness ya no tenemos la necesidad de demostrar que la atención plena funciona, por lo que los talleres son de mayor duración (de uno a tres años).
  • A diferencia de los programas MBSR y MBCT no se práctica al principio con grabaciones de meditaciones guiadas. Los nuevos estudios en neurociencia demuestran que cinco minutos meditando sólo equivalen a 20 minutos guiados por un instructor. Por supuesto, la meditación guiada es importante para aprender la técnica e incluso meditar en grupo se ha demostrado que produce efectos muy positivos, pero la meditación en soledad es muy importante en los primeros momentos. Las últimas investigaciones demuestran que la mente cambia más rápidamente al modo presencia/consciencia cuando un día a la semana la meditación se hace en grupo, guiada por un instructor, dejando el resto de días para una meditación a solas, recogido con uno mismo. En los programas de tercera generación se utilizan las grabaciones en una segunda fase. El programa MBMW tiene su propia app y aula virtual con meditaciones guiadas pero no son necesarias ni convenientes cuando uno empieza a practicar la atención plena. Como tampoco es bueno leer libros de mindfulness cuando empezamos el programa MBMW ya que es lo que la mente te va a pedir: leer, hablar, razonar, escuchar sobre mindfulness, todo menos practicar la meditación para fortalecer el estado consciente de presencia/atención plena (para la mente que empieza en este apasionante despertar sentarse a meditar a solas resulta aburrido e insustancial y te pedirá cualquier otra cosa relacionada con mindfulness). Hay que educar a la mente y con ecuanimidad y amabilidad decirle que todo eso ahora no toca, que lo único que debe hacer es estar aquí y ahora con el cuerpo, con la respiración o con cualquier otro objeto de meditación por muy sencillo y poco interesante que resulte este objeto en un primer momento para el meditador que comienza a dar sus primeros pasos en el apasionante camino de la atención plena.
  • Emancipación de la filosofía budista. Después de casi 30 años de mindfulness en occidente, los programas de tercera generación trabajan desde el ámbito científico, académico y psicológico. Los instructores en MBMW son conocedores del origen budista de la atención plena, de hecho tienen una materia troncal en el curso de instrucción en MBMW que desarrolla el conocimiento de dicha disciplina pero la técnica que se presenta a los alumnos abandona la filosofía/doctrina/lenguaje budista.